El cierre de Sol reaviva el 15-M y lleva a 5.000 indignados al centro de Madrid

Periódico El País (España)

El desalojo de los últimos restos de las protestas del 15-M en la Puerta del Sol de Madrid ha reavivado las movilizaciones de los indignados en la capital de España, que anoche extendieron sus protestas por todo el centro de Madrid, donde unas 5.000 personas (según estimaciones de EL PAÍS) pusieron en jaque las medidas de control de las fuerzas de seguridad. Después de que por la mañana unos 300 policías echaran a los últimos acampados, el Movimiento convocó una protesta por la tarde contra la acción policial en el mismo lugar de donde habían sido expulsados. La Delegación del Gobierno en Madrid tomó entonces una decisión drástica y sin precedentes: bloquear los accesos a la emblemática plaza madrileña y blindarla con un fortísimo dispositivo de seguridad. Incluso cerraron la estación de metro y cercanías de Sol.

Las medidas de control y cierre de Sol tras el desalojo dieron alas a los participantes en la protesta, que decidieron diversificar sus voces: mantenerse frente al cordón policial de Sol, manifestarse y cortar la Gran Vía, tomar la plaza de Callao, concentrarse en Cibeles y marchar por el Paseo del Prado hacia el Congreso, volver a Sol, celebrar una asamblea en la Plaza Mayor. Después de alzar su voz por las mencionadas calles del centro de Madrid, y ante el fuerte cordón policial en la Cámara Baja, han decidido regresar a Sol por la calle de Atocha bajo el grito: “Esto es lo que pasa por echarnos de la plaza”.  Los indignados, tras recobrar fuerzas en la capital, se plantean ahora cómo retomar, si es posible, el emblemático Kilómetro Cero, mientras la policía parecía determinada a acabar con las protestas en todas las plazas y calles madrileñas.

La limpieza y posterior blindaje policial de la plaza, estación de metro y cercanías incluida, provocó durante el día una creciente oleada de respuesta ciudadana que se extendió por las redes sociales con la etiqueta #nopararemosy acabó reuniendo a cada vez más personas en las inmediaciones del kilómetro cero. El desalojo y cerco de Sol pretendía poner fin a 79 días de acampada en el corazón de Madrid. Según la policía, los últimos de Sol eran en su mayoría indigentes y la protesta había degenerado en una ocupación de la vía pública sin más trasfondo.

Pero lo que parecía el final se convirtió en un principio. Ante la imposibilidad de alcanzar Sol, objetivo de la convocatoria inicial de la protesta de los indignados contra el desalojo (“paseo por Sol a las 20.00”, decían muchos de los mensajes distribuidos por Twitter), los manifestantes optaron por recuperar la dinámica de anteriores protestas y, tras una primera concentración en la Plaza de Callao, enfilaron por la Gran Vía hasta Cibeles, prosiguieron por el Paseo del Prado hasta Atocha, desde donde alcanzaron la plaza de Jacinto Benavente para volver a desembocar en la Puerta del Sol a través de la calle Carretas.

A los lemas habituales del movimiento 15-M, se sumaron anoche diversos llamamientos a reconquistar la Puerta del Sol y desmantelar la “acampada policial”. “Esta es nuestra plaza”, reclamaban una y otra vez. “Esta noche va a salir el sol”. Durante el recorrido, que se prolongó durante unas tres horas, los manifestantes cortaron el tráfico y trataron de aproximarse al Congreso de los Diputados. Fue en ese momento cuando se registraron más episodios de tensión con la Policía, dado que algunos sacudieron las vallas instaladas para impedir el paso de los indignados.

Vea más de este artículo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s