Indocumentada mexicana recibe doctorado honorario en California

elnuevoherald.com (Estados Unidos)

Al no tener papeles, no puede usar el título universitario que consiguió con enormes sacrificios, por lo que trabaja de camarera y vive en una casa rodante. Pero no se da por vencida y es una militante inquebrantable de la causa de los indocumentados.

La lucha y los logros de Isabel Castillo son tan sorprendentes que una universidad californiana le concedió un doctorado honorario durante una ceremonia de graduación.

Castillo, una mexicana de 26 años, recibió el viernes un doctorado honorario en letras de la Universidad de San Francisco por su militancia en favor del proyecto de ley llamado Dream Act, que otorgaría la residencia legal a muchos jóvenes como ella, que fueron traídos al país ilegalmente por sus padres cuando eran niños.

“Casi se me salen las lágrimas”, dijo la joven por teléfono a The Associated Press, luego de la gala.

Al aceptar su título honorario, Castillo narró su historia y resaló la misión de la Universidad de San Francisco, de hacer un mundo más justo y humano.

“Los estudiantes se pararon cuando terminé de hablar así que eso me dice que mi discurso no estuvo tan mal”, recordó. “Les dije que tenemos que hacer un mundo más justo y más humano, y que cualquier cosa que vayan a hacer, cualquier trabajo que hagan, que no se olviden de tratar a la gente con dignidad y respeto”.

Castillo se graduó de trabajadora social con altas calificaciones, pero se desempeña como mesera en Harrisonburg, Virginia, porque al no tener papeles no puede ejercer su profesión.

Su vida es una sucesión de victorias sobre la adversidad y refleja un compromiso total con la causa de los indocumentados, que la llevó a sobresalir como militante, oradora y promotora del Dream Act, tanto dentro como fuera de su estado.

Para obtener los beneficios del Dream Act, los indocumentados jóvenes deben tener un diploma de secundaria o equivalente, y haber cursado dos años en una institución educativa superior o alistarse en las fuerzas militares. Deben también haber tenido menos de 16 años cuando llegaron a Estados Unidos.

“Estoy impresionado con la manera como pone en riesgo su vida al abogar abiertamente por la aprobación del Dream Act”, dijo el rector de la Universidad de San Francisco Stephen A. Privett durante una entrevista reciente con The Associated Press. “Es una joven muy segura y osada, brillante, comprometida con la vida, que le ha truncado las oportunidades debido a una prohibición ridícula”.

“Honramos a Isabel para llamar la atención de la comunidad a esta propuesta que apoyamos y que pide la legalización de estudiantes como ella”, señaló el rector de la universidad fundada en 1855.

La historia de Castillo como indocumentada comienza en 1991, cuando tenía seis años. Ella y sus padres, procedentes de Michoacán, ingresaron ilegalmente a Estados Unidos en auto, según contó Castillo a la AP. La familia se instaló en una casa rodante y la necesidad hizo que Castillo ayudara a su mamá de niña a vender tacos.

“Siempre ha sido ahorradora. Desde que tenía cinco o seis años. Así ha juntado dinero para pagar sus estudios y, claro, también le ayudaron, pero ella hizo lo demás”, dijo Amparo Saldivar, madre de Castillo. “Por eso me da tristeza de que no pueda trabajar en lo que estudió, porque ha sufrido mucho”.

Si quieres ver la historia completa consúltala en elnuevoherald.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s