Kenza Drider desafía la ley antiburka en Francia

Esta joven de 32 años asegura que no se quitará el niqab «bajo ninguna circunstancia», y que la ley pisotea sus derechos y su libertad religiosa

abc.es

Kenza Drider, una joven de Avignon de 32 años y madre de cuatro hijos, se ha convertido en el símbolo de la defensa del niqab en Francia. Y hoy lo ha vuelto a demostrar con sus declaraciones a la prensa antes de acudir a la manifestación contra la ley anti-burka convocada frente a la parisina catedral de Notre-Dame.

Allí la policía arrestó a Drider y a otras dos mujeres. Pero no por llevar velo (aunque una iba con burka, otra con niqab y la tercera con hiyab). Las detenciones se han producido, según las fuerzas de seguridad, porque la asociación “No toque mi constitución” no había pedido permiso para convocar la protesta.

Frente a la catedral católica francesa, Drider ha vuelto a defender su derecho a llevar niqab. Horas antes hizo exactamente lo mismo en la estación de Avignon, antes de tomar el tren rumbo a la capital francesa.

La ley que prohíbe el uso del burka y el niqab en espacios públicos en Francia “pisotea mis derechos como europea, y no puedo evitar defender mi libertad religiosa”, señaló. “Me han invitado a un programa de televisión en París justo el día en que entra la ley en vigor”, recordó esta mujer de 32 años a la prensa que la esperaba en la estación de su ciudad.

Justo antes de que la ley entrara en vigor, Drider insistió en que continuará “yendo de compras, a correos y al ayuntamiento si es necesario con mi velo. No dejaré de llevarlo bajo ninguna circunstancia. Si debo presentarme ante un tribunal, apelaré al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo”. El velo es para ella “una sumisión ante dios”.

Francia, el país europeo con más población musulmana, es el primero de los 27 que se atreve con la prohibición del burka y el niqab en público. Una prohibición que disparará la ya de por sí complicada tensión social en el país, con la comunidad musulmana acusando al presidente Sarkozy de cargar contra ellos para arañar votos de la ultraderecha.

El marido de Drider, Allal, también ha hablado de la situación que vive su mujer y otras que, como ella, defienden el uso del velo islámico: “Según esta ley mi esposa tendrá que quedarse recluida en casa. ¿Es eso normal? Ha llevado el velo desde que tenía 13 años y no ha sorprendido a nadie”.

Las autoridades estiman que unas 2.000 mujeres utilizan el velo integral en Francia, donde viven entre cuatro y seis millones de musulmanes. Además de los arrestos de hoy, la policía detuvo el sábado a 61 personas (incluyendo a 19 mujeres) por intentar llevar a cabo una protesta sin permiso contra la ley anti-burka. Francia ya prohibió en 2004 el velo en los colegios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s