Casi un millón de hogares en Japón siguen sin electricidad tras el terremoto de 7,1

La central nuclear de Onagawa sufre filtraciones de agua tras el nuevo terremoto.- No se ha detectado por el momento un aumento de la radiactividad en la zona. -Otras dos centrales nucleares han tenido que recurrir a generadores de emergencia. -Al menos dos muertos y 132 heridos

Periódico El País

Casi un millón de hogares japoneses siguen hoy sin electricidad y la central nuclear de Onagawa ha sufrido una filtración de agua radiactiva tras el seísmo de 7,1 grados que anoche causó tres muertos y azotó las zonas devastadas por el tsunami del 11 de marzo. Media hora antes de la media noche de ayer el noreste japonés se estremeció con la réplica que más fuerte se ha sentido desde el terremoto de 9 grados, que arrasó las costas de Miyagi, Iwate y Fukushima hace cuatro semanas.

La central nuclear de Onagawa, en la provincia de Miyagi (noreste de Japón), sufre filtraciones de agua tras el fuerte terremoto de ayer aunque no se ha detectado por el momento un aumento de la radiactividad, informó la cadena NHK.

Otras dos centrales nucleares del este de Japón han tenido que recurrir a generadores de emergencia tras perder el suministro eléctrico externo por el fuerte terremoto de 7,1 grados de anoche en la costa de Miyagi, que causó al menos dos muertos y 134 heridos.

La planta de Onagawa, muy cercana al epicentro del seísmo, ha perdido dos de sus tres líneas eléctricas externas, aunque por el momento está refrigerando sus piscinas de combustible usado con la línea de suministro restante, informó la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón.

Onagawa, que estaba parada desde el terremoto y el tsunami del 11 de marzo, sufrió la suspensión temporal de los sistemas de refrigeración tras el terremoto de ayer, aunque finalmente los técnicos los recuperaron.

La central de Higashidori, en Aomori, se quedó tras el terremoto sin el suministro eléctrico externo y ahora está funcionando con generadores diesel de emergencia, aunque en el momento del seísmo estaba siendo revisada y no se ha informado de problemas. También en Aomori, la central de procesamiento de residuos nucleares de Rokkasho se quedó sin electricidad y opera con generadores de emergencia.

En la central de Fukushima , afectada por graves filtraciones por el terremoto y posterior tsunami de hace casi un mes, no se ha detectado un aumento de la radiación fuera de lo normal, según la agencia nuclear.

Las plantas de Fukushima Daiini y Tokai (Ibaraki) tampoco han registrado problemas y registros fuera de lo normal.

Nuevo temblor

Un terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter sacudió la costa nororiental del archipiélago a las 23.32 (siete horas menos en la España peninsular) dejando al menos dos víctimas. Un total de 12.608 personas murieron y 15.073 continúan desaparecidas a causa del terremoto y el tsunami del mes pasado. La Agencia Meteorológica japonesa también emitió una alarma de tsunami de hasta dos metros, que luego canceló. El temblor obligó a evacuar en un refugio antisísmico a los equipos de emergencia que, desde el terremoto y el gigantesco maremoto del mes pasado, luchan en la central nuclear de Fukushima para evitar que los reactores se fundan y se produzca una fuga masiva de radiación.

Tokyo Electric Power (Tepco), la empresa propietaria de la planta, dijo que la central no había sufrido aparentemente nuevos daños por el temblor. Fue la más potente de las más de 400 réplicas que se han producido desde el devastador seísmo del 11 de marzo, exceptuando varias ocurridas aquel día.

El terremoto se produjo aproximadamente en la misma zona y a la misma profundidad que el del mes pasado, en la costa nororiental de la isla de Honshu -la más grande de Japón-, a 65 kilómetros de Sendai (capital de la prefectura de Miyagi), y 330 kilómetros de Tokio, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (SGEE). El epicentro se situó a 50 kilómetros bajo el mar. Inicialmente la magnitud anunciada fue de 7,4, aunque luego el SGEE la redujo a 7,1.

El terremoto se sintió con fuerza en Tokio, donde ocurren temblores casi todos los días. Algunos son movimientos apenas imperceptibles, que producen una especie de mareo muy rápido; otros agitan levemente los inmuebles. El de ayer fue especialmente largo e intenso. El hotel en el que estaba este corresponsal, en la décima planta, crujió y se balanceó durante un minuto que pareció eterno. En la ciudad de Ishinoseki (prefectura de Iwate, en el norte), los edificios se agitaron violentamente -aunque no resultaron seriamente dañados-, los muebles se volcaron y se cortó el suministro eléctrico. En Sendai (prefectura de Fukushima), la luz se fue en algunas partes y se produjeron fugas de agua y gas.

La Agencia Meteorológica emitió una alerta de maremoto. “Por favor, diríjanse a terrenos más elevados, y no intenten regresar a la línea de costa”, repitió la cadena de televisión NHK, en aparente referencia a los pescadores preocupados por sus barcos. Cerca de hora y media más tarde canceló la alerta, pero advirtió a la gente que no se acercara a la costa.

El temblor rompió varias líneas de suministro eléctrico de la central atómica de Onagawa, al norte de Sendai, que está cerrada desde el tsunami. Una línea sigue en funcionamiento y no fueron detectadas fugas de radiación. Tanto esta central como las de Rokkasho y Higashidori, en la prefectura de Aomori, perdieron brevemente la fuente de electricidad exterior de los sistemas de refrigeración de los reactores, pero todas conservan al menos un sistema de emergencia operativo.

Tras el temblor, Tepco dijo que continuó inyectando nitrógeno en el reactor número 1. La empresa advirtió el miércoles pasado de que el hidrógeno se está acumulando en los reactores, lo que podría provocar explosiones similares a las que ocurrieron en la planta en los primeros días del desastre, y ayer comenzó a inyectar nitrógeno en la vasija de contención del reactor, con objeto de desplazar al oxígeno. Planea hacer lo mismo en los reactores 2 y 3, como medida preventiva.

Miedo en Corea del Sur

El miedo a lo invisible ha llegado también a Corea del Sur. Docenas de escuelas cancelaron ayer las clases en el país asiático por temor a que la lluvia que cayó durante el día estuviera cargada de radiactividad procedente de Fukushima. Más de 130 jardines de infancia y escuelas primarias en la provincia de Gyeonggi, que rodea Seúl, recortaron los horarios o anularon las lecciones por orden del departamento de educación regional. La medida fue tomada, según se dijo, debido a “la creciente ansiedad entre los estudiantes y los padres por las informaciones conflictivas respecto a la seguridad ante la exposición a radiación”.

El departamento de Educación de Seúl, sin embargo, se negó a anular las clases, a pesar de las peticiones de muchos padres, y pidió calma. El Gobierno aseguró que la cantidad de radiación detectada en la lluvia era muy pequeña y no suponía ningún riesgo para la salud.

Pero no solo Corea del Sur está preocupada por la crisis nuclear japonesa. El Ministerio de Sanidad chino dijo ayer que ha encontrado trazas de radiactividad en las espinacas en tres provincias, incluido Pekín. El Gobierno aseguró también que ha detectado radiación en el aire en 22 provincias, aunque los niveles no son perjudiciales para la salud. India prohibió a principios de esta semana la importación de alimentos japoneses durante tres meses. Y Rusia también ha mostrado su inquietud.

La policía entra en el perímetro de seguridad de Fukushima

Alrededor de 300 agentes de Policía (240 de Tokio y 50 de Fukushima) están inspeccionando los 20 kilómetros alrededor de la central nuclear de Fukushima que el Gobierno nipón estableció como perímetro de seguridad cuando se produjo el accidente en la planta.

Los oficiales comenzaron ayer la operación, ataviados con ropa de protección química. Por el momento, han concentrado sus esfuerzos en retirar los escombros con maquinaria pesada para peinar la zona por primera vez desde que tuvo lugar el terremoto de marzo. No han desenterrado ningún cuerpo en esta primera jornada; solo han recuperado fotos y lápidas mortuorias para devolverlas a las familias de las víctimas, según ha informado la agencia de noticias Kyodo News.

Esta operación de rescate había sido retrasada en varias ocasiones porque la Policía local se negaba a entrar en la zona para recoger los cadáveres sin que se hubiese descontaminado primero el perímetro de seguridad. Los cadáveres llevan casi un mes expuestos a altos niveles de radiación y su identificación puede resultar complicada. Incluso se ha especulado que su cremación podría generar contaminación radiactiva en el aire.

Las autoridades japonesas confían en que estas tareas sirvan para recuperar los restos mortales de al menos un millar de personas, que de momento siguen figurando en las listas de desaparecidos.

Mientras, las autoridades japonesas están considerando ampliar la zona de evacuación obligatoria alrededor de la planta de Fukushima. El Gobierno ha recomendado hasta ahora a los residentes en la franja situada entre 20 y 30 kilómetros que no salgan a la calle o que se vayan de forma voluntaria. Pero la semana pasada el Organismo Internacional para la Energía Atómica y la organización medioambiental Greenpeace instaron a Tokio a ampliar el área de exclusión porque habían sido detectados altos niveles de radiactividad en lugares situados hasta a 40 kilómetros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s