Condenan a Succar Kuri a 13 años de prisión por pornografía infantil

El empresario con negocios en Cancún enfrenta además otros tres procesos por imputaciones de abuso sexual, violación y violación equiparada, delitos del fuero común

Francisco Gómez y Adriana Varillas / Periódico El Universal (México)

Un juez federal de Quintana Roo sentenció a 13 años un mes y 15 días de cárcel al ciudadano libanés naturalizado mexicano, Jean Succar Kuri, al ser encontrado culpable de los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores que le imputó la Procuraduría General de la República (PGR).

Como parte de la resolución dictada, el juez Segundo, Gabriel García, ordenó que el procesado pague una multa de 85 mil 837 pesos, y 350 mil pesos a cada una de las víctimas de sus delitos por concepto de reparación de daños.

La sentencia excede por un año a la pena máxima para los delitos y, en términos jurídicos, fue calificada como una “resolución histórica” por los abogados de las víctimas, Xavier Olea Peláez y Xavier Oléa Trueheart, quienes se declararon satisfechos ante la condena.

Tomando en cuenta que Succar Kuri lleva siete años preso, tomando en cuenta la fecha en que fue capturado en los Estados Unidos (cinco de febrero de 2004), se debe descontar dicha cifra de los 13 años correspondientes a su sentencia, aceptaron ambos litigantes.

En conferencia de prensa, posterior a que fuesen notificados de la sentencia en los juzgados, subrayaron que las declaraciones de las siete menores de edad —entre ellas un varón— fueron fundamentales en el proceso para el cual se presentaron como periciales, peritajes en informática, psicología, y criminología; fotos y video, para acreditar el delito de pornografía infantil.

Olea Peláez lamentó que en Quintana Roo, la procuración de la justicia siga dando traspiés. Denunció que en torno a los delitos del fuero común existe desinterés y apatía por parte del juez Tercero de lo penal, Víctor Manuel Echeverría, quien debe resolver imputaciones por abuso sexual, violación y violación equiparada.

Esos delitos se encuentran contenidos en las causas penales 300/2003 y su acumulado, la 13/2004, ambas en el juzgado Tercero de lo Penal; así como la 114/ 2004, que lleva el Juzgado Cuarto de lo Penal.

Incluso, existe una nueva causa penal por la que un juez de lo penal, radicado en Isla Mujeres, dictó auto de formal prisión a Succar Kuri el año pasado, asunto que se ha mantenido casi en secreto.

Las acusaciones en contra de Succar Kuri, que iniciaron con los testimonios de sus víctimas, fueron reforzadas por la PGR durante el proceso con imágenes encontradas en su computadora personal, videos en poder de jueces y autoridades ministeriales y peritajes de personalidad que lo ubicaron como un reo de alta peligrosidad con tendencias pedófilas.

Uno de los abogados defensores que tuvo durante su juicio, Wenceslao Cisneros, renunció a la defensa en 2008 al declararse “asqueado” por los videos utilizados como evidencia en contra de su cliente.

La primera denuncia

La primera denuncia interpuesta contra el ahora sentenciado se inició el 24 de octubre de 2003, cuando dos menores de edad lo acusaron y se abrió el expediente de la averiguación previa 7443 y posteriormente hubo una segunda acusación que fue puesta por dos menores de edad y una persona adulta, todas del sexo femenino. Desde ese momento comenzaron las investigaciones contra el empresario de origen libanés, y un mes después, Succar Kuri se convirtió en prófugo al emitirse órdenes de aprehensión en su contra.

El Johnny, como se hizo llamar ante sus víctimas, fue detenido el 5 de febrero de 2004 en Chandler, Arizona, por agentes del US Marshals Service, en cumplimiento a una orden de detención provisional con fines de extradición solicitada por el gobierno de México.

Así, tras casi dos años que duró el proceso de extradición en su contra, el juez magistrado para el Distrito de Arizona, David K. Duncan, permitió la entrega de Succar Kuri a México en abril de 2006.

Ya en México, Succar Kuri enfrentó cuatro órdenes de aprehensión ante diversos tribunales por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de corrupción de menores, violación equiparada, abusos deshonestos y pornografía infantil, éste último cargo de índole federal y por el cual desde el 11 de marzo de 2004 el Ministerio Público de la Federación lo consignó ante el Juzgado Segundo de Distrito que giró en su contra la orden de aprehensión correspondiente y cuyo titular, Gabriel García, ahora lo condenó.

Inicialmente, el empresario libanés fue llevado al penal federal de máxima seguridad de El Altiplano, debido a que se le consideró un reo de alta peligrosidad. Sin embargo, tras dos años de permanencia, fue externado de ahí y trasladado al penal de Quintana Roo, donde hasta la fecha se encuentra.

De 68 años de edad, Jean Succar Kuri es propietario de los negocios Coral Reef, Villas Solymar y otros, como restaurantes y comercios en la zona hotelera de Cancún.

La citada empresa estaba vinculada a todo lo relacionado con la industria textil, ramo en el cual coincide con el también empresario de origen libanés, Kamel Nacif, El Rey de la Mezclilla, con quien fue vinculado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s