El Ejército de Bahréin dispara contra manifestantes

Los opositores, que lanzaron gritos contra la familia real, se dirigían a la plaza de la Perla, de donde fueron desalojados a sangre y fuego el día anterior

Ángeles Espinosa / Periódico El País (España)

La dura respuesta del régimen de Bahréin a los manifestantes que reclamaban mayores libertades políticas está transformando a los reformistas en revolucionarios. Durante el funeral de tres de los muertos el día anterior, volvieron a oírse los gritos de “Muerte a los Al Khalifa”, en referencia a la familia real. Cuando algunos de los participantes quisieron dirigirse a la plaza de la Perla, de donde fueron desalojados a sangre y fuego el día anterior, las fuerzas de seguridad (el Ejército, según algunas fuentes) abrieron fuego para impedírselo. El príncipe heredero, Salman Bin Hamad al Khalifa, pidió a los ciudadanos que vuelvan a sus casas y prometió dialogar con la oposición una vez que se restablezca la calma.

“Muerte a Al Khalifa. Abajo el Gobierno”, repetía la multitud que volvió a congregarse anoche en el hospital Salmaniyah, a donde trasladaban a los heridos en el choque con las fuerzas de seguridad. Fuentes hospitalarias dijeron que estaban desbordados, aunque resultaba difícil obtener una cifra de víctimas. Según un responsable médico citado por Reuters, 66 personas habían sido hospitalizadas y cuatro se encontraban en estado crítico. Según otras fuentes, una persona habría fallecido por los disparos.

“El Ejército ha disparado con munición real contra más de mil personas que querían llegar a la plaza de la Perla”, denunciaron varios diputados de la oposición chií. También algunos testigos citados por las agencias de noticias atribuían los disparos a miembros de las Fuerzas de Defensa. La manifestación, la primera desde que la policía desmantelara la acampada que pedía reformas políticas y los militares tomaran el lugar, se organizó al concluir los funerales por tres de los muertos en ese asalto.

“No han podido llegar a la plaza porque los antidisturbios han establecido tres anillos de seguridad”, explicó a este diario un residente en la zona, que para llegar a su casa tuvo que demostrar que vivía allí. A última hora de anoche, medio centenar de coches de policía permanecían en la plaza, junto a los carros de combate y los blindados, según podía ver desde su ventana.

El régimen ofrece diálogo con la oposición

Por la mañana, decenas de miles de personas acudieron a la isla de Sitra, una de las 30 que forman este pequeño archipiélago, de donde eran originarios los tres fallecidos. Los asistentes agitaban banderas negras y rojas, símbolo del martirio, y repetían los eslóganes antigubernamentales. La policía se mantuvo alejada.

Casi a la misma hora, miles de partidarios del Gobierno se congregaron en la avenida costera para expresar su apoyo al rey. A última hora de la tarde, muchos de ellos todavía recorrían las calles de Manama y de la vecina isla de Muharraq agitando banderas de Bahréin. Los sucesos de los últimos días han abierto una peligrosa brecha entre la población de este pequeño, pero estratégico país.

“Bahréin atraviesa hoy un estado de división que es inaceptable”, declaró el príncipe Salman durante una entrevista en la televisión estatal. “No hago ninguna diferencia entre un bahreiní y otro; todos son nuestros hijos”, aseguró el heredero, que insistió en que “Bahréin nunca ha sido un Estado policial”, pidió una y otra vez que vuelva la calma y ofreció diálogo con la oposición “desde esta misma noche si es posible”.

Pero tal vez sea demasiado tarde. Si el lunes, cuando se convocó la primera protesta, los manifestantes reclamaban una monarquía constitucional, la indignación por los muertos y la represión les ha radicalizado y ahora piden que se cambie por completo el sistema. Tanto la mayoría chií como la oposición liberal suní llevan tiempo quejándose de que bajo la pátina de democracia que dan las elecciones, el rey Hamad sigue gobernando como un monarca absoluto. De hecho, la familia real copa todos los puestos de decisión, entre ellos 11 de las 23 carteras ministeriales, y designa a los miembros de la Cámara Alta, que actúa de freno del Parlamento electo.

De hecho, muchos de los asistentes al sermón del viernes del jeque Isa Qasem se mostraron decepcionados al ver que no hacía un llamamiento expreso a que continúen las manifestaciones. Qasem, el más respetados clérigo chií de Bahréin, calificó de “matanza” la actuación policial del jueves en la plaza de la Perla y dijo que las autoridades habían cerrado la puerta al diálogo.

“La matanza tenía como objetivo matar y herir, no dispersar una manifestación”, declaró el religioso, que sigue la línea quietista del chiísmo. Pero la denuncia se quedó corta para los miles de fieles que habían acudido a escucharle esperando que condonara un reforzamiento de las protestas. “El pueblo quiere la caída del régimen”, le interrumpieron repitiendo el eslogan acuñado durante las revueltas populares de Túnez y Egipto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s